Mantener un coche no es algo que sea fácil, debido a que conlleva un coste económico que no siempre es previsible. Así que desde Autos Moliere te traemos unos consejos para que puedas reducir el consumo de tu combustible y disminuir las averías en tu vehículo.

Te vamos a dar unos consejos con los que ahorraras un 20% de tu gasto de carburante y aparte reducirás las emisiones de CO2 y de otras sustancias perjudiciales para la salud y el medio ambiente.

Gracias a todo esto tu vehículo durará más tiempo, en mejor calidad y aportando una mayor seguridad en carretera.

Revisa de forma periódica tu coche y sus niveles de aceite:

Un mal cuidado de tu vehículo puede provocar una mayor consumición de combustible y que a la larga sea más contaminante. Los cambios de aceite y las revisiones son necesarias para el mantenimiento del motor. Si no realizas un cuidado periódico tendrás una mayor probabilidad de sufrir un problema mecánico en el momento que menos te esperes, lo cual tendrá un coste económico improvisto.

No alargues el cambio de marcha:

Las marchas largas son las que menos combustible consumen, es por ello por lo que siempre que la situación y la circulación te lo permitan debes conducir utilizando las marchas cuarta, quinta y sexta (si el vehículo tiene). Cambia las marchas de forma progresiva y sin alargar los cambios, ya que estirar el cambio de marcha puede provocar que el motor funcione a más revoluciones de las que debe, causando así una avería.

Los neumáticos siempre en perfectas condiciones:

Conducir con los neumáticos en mal estado no solo provoca un mayor consumo de combustible o un mayor desgaste de la goma, sino que puede provocarte un accidente en la carretera ya que el agarre no sería efectivo.

Apaga el motor cuando hagas una parada prolongada:

Si te encuentras en un atasco donde sabes que vas a estar tiempo parado o estás recogiendo a alguien, apaga el motor, ya que así aparte de reducir la emisión de CO2, ahorrarás en combustible y evitarás que se caliente el motor de forma innecesaria.

Modera la velocidad y sin cambios bruscos:

Cuando pegamos acelerones al coche estamos consumiendo un carburante innecesario y producimos más CO2, al igual que los acelerones no son buenos, los frenazos innecesarios tampoco, ya que forzamos el sistema de frenado, la suspensión y los neumáticos, lo que a la larga acorta la vida útil del vehículo y nuestros bolsillos sufrirán las consecuencias.

No cargues el coche más de la cuenta:

Si necesitas transportar cosas con tu coche hazlo de forma segura y eficiente, es decir, equilibra la carga y no añadas más cosas de la cuenta. Y si eres de esas personas que lleva media casa en el coche por que sí, retira lo que en realidad no uses, eso que lleva una década en tu maletero pero que no vas a usar. Así el coche sufrirá menos, las amortiguaciones y las ruedas te durarán más y tendrás un menor consumo de combustible.

Para más consejos o dudas, no dudes en contactar con Autos Moliere, estaremos encantados de antenderte.